Doce meses, doce objetivos para mejorar la estrategia de tu restaurante

El 2018 ya está aquí, y aunque parezca que aún queda mucho por delante, es necesario empezar a planificar la gestión de un restaurante de cara a este nuevo año. Desde Citric Consultores te proponemos doce metas que tu negocio debe alcanzar antes de finalizar el año para mejorar la rentabilidad del restaurante: una acción para cada mes del año.

Enero: El ambiente de un restaurante, imprescindible para el cliente

¿Aprovechas todo el espacio disponible en el local? ¿Crees que la tematización de tu restaurante se adapta a tu idea de negocio? ¿Crees que hay aspectos que podrían mejorar la rentabilidad del restaurante?

Es imprescindible pensar en todos estos aspectos. El diseño del espacio en tu restaurante marcará la diferencia entre un cliente contento, que se siente a gusto en cada visita, y uno que ha tenido una experiencia del montón o incluso negativa. Es importante quedarse en la memoria de nuestros clientes, y crear un ambiente diferenciado ayudará a que se hable de nosotros y aumentemos la fidelidad de los clientes.

 

Febrero: Una oferta gastronómica de calidad

No debemos olvidar la que es la pieza clave de todo restaurante: el diseño de carta. Tener una oferta gastronómica acorde con nuestro modelo de negocio, con un diseño de carta atractivo y siguiendo unas buenas técnicas de marketing gastronómico será uno de los movimientos clave para que nuestro restaurante triunfe.

Pero no todo es tan sencillo como dar buena calidad a buen precio: resulta necesario evaluar qué ofrecemos, cómo lo hacemos, a cuanto ascenderán nuestros ingresos y qué gastos nos supone. Siempre buscando que nuestro restaurante sea rentable.

 

Marzo: Preparar el marketing: sembrar para recoger

En una época como la actual, con gran número de restaurantes competidores y con un mundo cada vez más interconectado, debemos tener muy presente la importancia del marketing tanto tradicional como digital. No basta con tratar bien a nuestros clientes, sino de llegar a ellos: darse a conocer y mantener una buena imagen de nuestro restaurante.

Aunque nunca debemos descuidarlo, marzo es un mes muy importante para comenzar nuestra campaña de marketing del restaurante: el verano queda a la vuelta de la esquina y nuestros clientes deben tenernos presentes.

Abril: Cumplir con los estándares de salud y ofrecer la mejor calidad

Con el inicio del buen tiempo hay que tener aún más cuidado con el estado de nuestras mercancías, además de que hay que medir muy bien qué cantidad de producto compramos y de qué forma lo almacenamos.

Tener conocimientos en normativa alimentaria y en protocolos de salud e higiene te ayudará a cumplir con todos los reglamentos necesarios para que el negocio de restauración pueda funcionar de forma legal y transparente. También es importante organizar y gestionar los pedidos de mercancías de forma íntegra, asegurándonos de que pedimos lo necesario y en su justa medida para no quedarnos cortos, ya que dejaríamos de ofrecer parte de los servicios al cliente, pero sin pasarnos demasiado, ya que correríamos el riesgo de tener pérdidas.

 

Mayo: Una gestión económica eficiente para ganar en rentabilidad

La gestión económico – financiera de tu negocio de restauración resulta tan arduo como necesario. Tu restaurante necesita contabilizar cada ingreso y cada gasto que se produzca, de esta forma, será posible mejorar la rentabilidad del negocio y encontrar aquellas áreas en las que es necesario centrarse para mejorar y ganar más dinero.

Teniendo en cuenta las estadísticas, solo 2 de cada 10 restaurantes llegan a cumplir los diez años, el resto, se ve obligado a echar el cierre. Los motivos pueden ser diversos, pero la falta de exhaustividad a la hora de controlar ingresos y gastos del negocio de restauración suele ser uno de ellos; y aunque pueda parecer sencillo, son muchos los factores a tener en cuenta.

Junio: Crear experiencias que aporten valor a tu restaurante

Realizar actividades diferentes en tu negocio de restauración será de ayuda para generar una opinión positiva en nuestros clientes. El buen clima de este mes favorecerá la organización de eventos diferenciadores que romperán con la monotonía que tan poco gusta a nuestros clientes y que puede acabar condenando tu establecimiento.

Eventos gastronómicos como catas o degustaciones, talleres o ponencias darán una visibilidad extra a tu restaurante y además te abrirá puertas para hacer contactos de calidad del sector de la hostelería y restauración.

 

Julio: Sacar el máximo partido de las nuevas tecnologías

El abanico de posibilidades tecnológicas en hostelería y restauración que se abre ante nosotros estos días invita al uso de los diversos métodos que tenemos para mejorar la rentabilidad de nuestro restaurante. Atrás quedaron los camareros libreta en mano, la gestión de reservas a través del teléfono o el reparto de publicidad impresa para dar a conocer nuestro negocio.

Ahora, los dispositivos electrónicos de telecomanda, las reservas online y el posicionamiento web están a la orden del día y establecen la frontera entre aquellos negocios de restauración que sobreviven y aquellos que se quedan en el camino.

Agosto: No olvidarse de cumplir con las normativas del restaurante

Los controles sobre los negocios de hostelería y restauración son cada vez más estrictos y es necesario tenerlos en cuenta si planeamos montar un restaurante o si estamos al frente de la gestión de algún restaurante.

Llevar las gestiones legales a la vez que se piensa en el resto de tareas asociadas con el sector horeca puede traer más de un quebradero de cabeza a los profesionales del sector de la restauración. Un restaurante conlleva multitud de trámites legales que deben ser tenidos en cuenta y no debemos pasar ninguno por alto.

Licencias de obras, contratos, higiene alimentaria, permisos de venta o licencia de terrazas (tan importantes en este mes del año) son solo algunas de las cuestiones que es preciso gestionar de forma correcta para seguir con la actividad del restaurante.

Septiembre: Compromiso con tu equipo

El verano acaba de terminar y probablemente tanto tú como tu equipo acabéis exhaustos tras la dura campaña que suelen suponer los meses estivales. Además, es necesario gestionar el personal de manera eficiente de forma que se consiga la mayor productividad y rentabilidad. Muchos restaurantes se ven obligados a afrontar reducciones de personal o reducción de horas llegado el mes de septiembre y es en estos momentos cuando resulta clave mantener un equipo motivado y comprometido con tu negocio de restauración.

Por ejemplo, premiar el esfuerzo del verano con unas vacaciones puede hacer que nuestro equipo reciba el descanso que merece y sean capaces de volver al trabajo con energías e ilusión renovadas.

Octubre: Renovarse o morir

Octubre es un buen momento para que el profesional de la restauración aprenda cosas nuevas. Situado entre dos campañas de venta fuertes, este mes puede aprovecharse para encontrar áreas en las que aún es posible mejorar.

Asistir a ponencias o cursos de formación es una buena opción para el profesional de la restauración, que se mueve en un sector dinámico y cambiante en el que nunca se sabe todo y donde hay que estar al tanto de cada novedad que aparezca en el mercado.

Noviembre: Para mejorar es necesario evaluar los resultados objetivos

El año está a punto de terminar y noviembre es un buen mes para echar la vista atrás y observar los aciertos y errores cometidos durante el año. El buen restaurador siempre debe buscar lo mejor para su negocio de restauración y por ello debe identificar qué ha hecho mal de forma honesta y sincera.

Recuerda: es imposible que todo haya salido perfecto y siempre es posible encontrar la raíz de los problemas con los que nos hemos encontrado a lo largo del año.

Diciembre: Buscar nuevos retos y desafíos que hagan crecer tu restaurante

Es una buena idea plantear objetivos antes del comienzo del siguiente año: esto nos permitirá trabajar majo metas y pautas de trabajo, además de una motivación extra por hacer las cosas bien. Ten presente que los objetivos deben ser difíciles, pero no inalcanzables, de lo contrario se corre el riesgo de entrar en un bucle de desesperación cuando no se consigan.

Además, los objetivos de tu restaurante deben especificarse de forma cuantitativa para así conseguir que, cuando llegue el momento de comprobar nuestro éxito, sepamos de forma concisa si hemos cumplido con lo que nos habíamos exigido.

 

¿Necesitas ayuda en tu restaurante?

En Citric Consultores somos expertos en ofrecer un servicio de apoyo integral en todas las áreas del sector Horeca, tanto en establecimientos en funcionamiento como en los de nueva apertura.

Si estás pensando en cómo montar un restaurante, quieres dar un empuje a tu marketing gastronómico o buscas mejorar la rentabilidad de tu negocio de restauración, en Citric Consultores estamos a tu disposición para ofrecerte un asesoramiento integral y personalizado.

 

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

*